¿Qué son los radicales libres y cómo podemos contrarrestarlos?

¿Qué son los radicales libres y cómo podemos contrarrestarlos?

¿Qué son los radicales libres?

Son moléculas inestables (perdieron un electrón) y altamente reactivas. Su objetivo es remover el electrón que les hace falta, de las moléculas que están a su alrededor para obtener su estabilidad. La molécula atacada (que ahora no tiene un electrón) se convierte entonces en un radical libre y de esta manera se inicia una reacción en cadena que es capaz de dañar muchas células que puede ser indefinida si los antioxidantes no intervienen.

¿Cómo se originan los radicales libres?

Los procesos normales del organismo producen radicales libres como el metabolismo de los alimentos, la respiración y el ejercicio. También estamos expuestos a elementos del medio ambiente que crean radicales libres como el tabaco, radiación, medicamentos, aditivos químicos en los alimentos procesados y pesticidas, solo mencionando los más comunes.

Pero es importante saber que… “NO TODOS LOS RADICALES LIBRES SON MALOS”

Las células del sistema inmune crean radicales libres para matar bacterias y virus, pero si no hay un control (ejercido por los antioxidantes), las células sanas pueden ser dañadas.

¿Cómo funcionan los radicales libres?

Los radicales libres toman electrones de los lípidos y proteínas de la membrana celular, que al ser dañada, no podrá cumplir sus funciones como el intercambio de nutrientes y la limpieza de materiales de deshecho, haciendo imposible el proceso de regeneración y reproducción celular.

En el interior de la célula, los radicales libres atacan el DNA (material genético) que provee la matriz para la replicación celular, impidiendo a la célula su reproducción.

¿Cómo contribuyen al envejecimiento?

Cuando toman el electrón que les hace falta de las células del tejido colágeno de la piel. Como resultado, la piel pierde su elasticidad y luce seca y arrugada.

¿Cómo contribuyen al crecimiento anormal de células?

Los radicales libres también pueden contribuir al crecimiento anormal de las células, al perder éstas la capacidad de “reconocer” las células vecinas. Esa proliferación sin control se produce en los tumores benignos o malignos (cáncer).

Muchas enfermedades crónicas se han ligado directamente con los radicales libres, como la enfermedad cardiovascular, Alzheimer’s’s, accidente vascular cerebral, hepatitis, hipertensión, artritis reumatoide, lupus, diabetes mellitus, enfermedad periodontal, colitis ulcerativa, aterosclerosis, fallo renal crónico y muchas otras.

¿Cómo podemos contrarrestar los radicales libres?

Mediante los antioxidantes, son sustancias que tienen la capacidad de inhibir la oxidación causada por los radicales libres (son el “batallón” que contrarresta los daños). Unos actúan a nivel intracelular y otros en la membrana de las células, siempre en conjunto para proteger a los diferentes órganos y sistemas.

Pueden ser: enzimas naturales, antioxidantes obtenidos en la dieta o antioxidantes fármacológicos.

Antioxidantes naturales (se encuentran en nuestro organismo):

  • Enzimas: catalasa, glutation peroxidasa y superóxido dismutasa.
  • Proteínas: la trasferrina, lactoferrina, ceruloplamina y albúmina.
  • Plasma sanguíneo: tenemos la bilirrubina, ácido úrico, vitamina C, vitamina E, beta caroteno, melatonina, flavonoides y estrógenos. Los minerales selenio y zinc.

La producción de antioxidantes naturales y los antioxidantes que se obtienen con la alimentación, no es suficiente para muchas personas. Es por esto que debemos incrementar su consumo, para prevenir los efectos de los radicales libres en el cuerpo, neutralizando el proceso de oxidación y el daño celular que contribuyen al envejecimiento y al desarrollo de enfermedades como el cáncer y enfermedades del corazón, entre otras.

Estos son algunos de los alimentos más ricos en antioxidantes:

Frutos del bosque: frambuesas, grosellas, fresas, moras, arándanos… Además de ser muy sabrosos, estos frutos resultan muy beneficiosos para la salud. Contienen flavonoides, unos grandes antioxidantes que, entre otros beneficios, ayudan a prevenir la hipertensión.

Frutos cítricos: Limón, naranja… Contienen limoneno este componente tiene la propiedad de reducir el riesgo de padecer de infarto, hipertensión, cataratas, algunas enfermedades degenerativas y ciertos tipos de cáncer.

Tomates: son la fuente más rica de licopeno, un potente agente anticancerígeno. Puede prepararse de infinidad de formas, aunque el organismo absorbe mejor el licopeno del tomate si se consume procesado o cocinado en aceite.

Uvas: sobre todo las rojas, con las que se hace el vino tinto, son una buena fuente de antioxidantes . Contienen resveratrol actúa directamente sobre las sirtuinas, enzimas que son las encargadas de regular la acción de determinados genes. Para beneficiarnos de todas sus propiedades, debemos comerlas con piel y semillas.

Coles de Bruselas, el rábano, el berro, la coliflor y el brócoli: Son unas de las verduras más nutritivas. Contiene sulforafano, un fitonutriente que reduce el riesgo de muchos tipos de cáncer.

Ajos: Es un antibiótico natural, también útil para disminuir la presión arterial y el colesterol y prevenir el cáncer. Contiene vitaminas A, B y C, yodo, potasio, selenio, hierro, calcio, zinc y magnesio.

Cebollas: Contienen la quercetina es un pigmento natural que tiene la gran capacidad de ser un protector hepático, previene el asma, es un gran vasodilatador, reduce notablemente los niveles de azúcar en la sangre y previene las enfermedades cardiovasculares; es en general uno de los mas importantes y potentes antioxidantes naturales que existen.

Zanahorias: Contienen betacaroteno, que ayuda a nuestro organismo a producir vitamina A y a combatir el cáncer. Además son buenas para la vista.

Té verde: Contiene altos niveles de polifenoles (catequinas), tienen la capacidad de activar las enzimas del hígado, son responsables de eliminar las toxinas. También poseen propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antibióticas. Previene el cáncer, las enfermedades del corazón, ayuda a disminuir el colesterol y tiene grandes propiedades para prevenir enfermedades como la artritis.

Chocolate negro o amargo (con un 60% o más de pasta de cacao): Contiene una fuente de polifenoles antioxidantes y de minerales como el potasio, selenio y magnesio. Aporta minerales, vitaminas y antioxidantes que protegen el organismo.

 

Te podría interesar...

No Comments

Leave a Reply