El jengibre

El jengibre

El jengibre es una raíz con numerosos beneficios, usada tradicionalmente por muchas culturas gracias a sus propiedades curativas, su particular sabor nos da la posibilidad de experimentar con diferentes combinaciones y crear platos que sorprenden al paladar. Este súper ingrediente ha ganado mucha popularidad en todas partes del mundo gracias a sus beneficios para la salud y su delicioso sabor.

Propiedades

  • Digestivo
  • Antiinflamatorio
  • Diaforético, lo que quiere decir que incrementa la temperatura corporal y provoca sudoración.
  • Estimula de la circulación sanguínea
  • Carminativo, facilita la eliminación de gas del sistema digestivo y mejora el tránsito gastrointestinal.
  • Antiemético, impide el vómito y las nauseas
  • Espasmolítoico, alivia los espasmos musculares (contracciones musculares)

La raíz, que es la parte de la planta que más se usa en la medicina alternativa, es rica en aceites volátiles como el gingerol que le confieren sus propiedades antiinflamatorias.

Beneficios del jengibre ¿Cómo utilizarlo?
Ayuda cuando tienes un resfriado o cuando tienes frío y necesitas calentarte. Haz una infusión y tómala caliente para que te caliente a uno por dentro y te ayude a sudar.
Estimula la circulación y alivia las quemaduras. Coloca sobre la quemada un poco de infusión de jengibre fría, sentirás un gran alivio.
Alivia cólicos y el dolor de estómago causado por una mala digestión. Inclúyelo en tus comidas o tómalo justo después en forma de infusión fría o caliente cuando tengas malestar.
Ayuda a reducir los síntomas asociados con la cinetosis; el transtorno debido al movimiento, que incluye mareos, náusea, vómitos y sudor frío. Cuando sientas mareos o nauseas puedes tomar una taza fría de infusión de jengibre, te ayudará a evitarlos.
Es útil para tratar las náuseas y los vómitos asociados con el embarazo, incluso en su forma más severa, hiperémesis gravídica. Se puede tomar como infusión, en cápsulas o en tinturas. Incluso un refresco de jengibre puede ayudarte. Toma una taza de infusión de jengibre, cuando sientas náuseas.
Reduce los niveles de dolor y mejora la movilidad de personas que sufren osteoartritis o artritis reumatoide Inclúyelo en tus comidas o tómalo en forma de infusión o cápsulas cotidianamente.

¿Cómo hacer la infusión de jengibre?

Coloca de 20 a 40g de jengibre fresco cortado en una taza de agua hirviendo. Puedes añadirle una rebanada de limón o un poco de miel, para que tenga un mejor sabor.

¿Cómo podemos encontrarlo?

  • Raíces enteras frescas, que proveen el sabor más intenso.
  • Raíces secas.
  • Jengibre en polvo, que se prepara moliendo la raíz seca.
  • En conserva o confitado, raíces tiernas y frescas se cortan y se cocinan en un sirope de azúcar espeso.
  • Jengibre cristalizado, se cocina en sirope de azúcar, se seca al aire y se recubre en azúcar.
  • Jengibre encurtido: se cortan rodajas muy delgadas y se colocan en vinagre. Este encurtido, que en Japón se llama “gari”, a menudo se sirve con el sushi para refrescar el paladar entre cada plato.

 Precauciones

  • El jengibre es generalmente inofensivo así se tome concentrado en cápsulas, fresco o en infusión.
  • Contiene cantidades moderadas de oxalato. Por lo tanto, quienes sufren de afecciones renales deben evitar consumir mucha cantidad de jengibre.

Te podría interesar...

No Comments

Leave a Reply