El ajo

El ajo es un vegetal que pertenece a la clase allium de plantas bulbosas, las cuales también incluyen a las cebollas, los cebollinos, los puerros y las cebolletas (cebollín, cebollinas o cebollas de verdeo).

Se usa como condimento al cocinar y es uno de los remedios más poderosos que nos ofrece la naturaleza. Su olor y sabor característico proviene de los compuestos de azufre formados a partir de la alicina, el principal precursor de los compuestos bioactivos del ajo. Descubre sus propiedades y beneficios a continuación.

Propiedades:

  • Antioxidantes
  • Antisépticas
  • Antiinflamatorias
  • Antimicrobianas
  • Antiancerígenas

Composición

El ajo es rico en: 

  • Vitamina B6 y vitamina C.
  • Minerales: potasio, manganeso, selenio y fósforo.
  • Aceites esenciales: principalmente compuestos sulfurosos.
  • Aminoácidos: como ácido aspártico, ácido glutámico, arginina, leucina, valina, lisina.
  • Fructosanos: como la inulina, un tipo de fibras con efecto prebiótico.
  • Contiene alicina y ajoeno, son los principales componentes medicinales del ajo.

Beneficios

Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares: 

  • Protege el sistema cardiovascular.
  • Ayuda a impedir la agregación plaquetaria y a fluidificar la sangre, por lo que previene la formación de varices.
  • Es vasodilatador, ya que dilata las paredes venosas.
  • Es un poderoso hipotensor, ayuda a disminuir  la presión arterial.
  • Ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL.
  • Previene la arteriosclerosis.

Es el mejor antibiótico natural:

  • El ajo es un buen coadyuvante del tratamiento medico de infecciones.
  • Mejora los cuadros de gripe y bronquitis (tiene acción expectorante y descongestionante).

Ayuda a aumentar las defensas y mejorar la inmunidad:

  • Aumenta la actividad del sistema inmunológico.
  • Previene la aparición de problemas inmunitarios, gracias a su alto contenido de vitamina B6.

Mejora el mal de altura:

  • Mantener una dieta rica en ajo ayuda a prevenir la aparición del mal de altura.

Previene la aparición de la gota:

  • Sus componentes sulfurosos ayudan a eliminar el ácido úrico, causante de la gota.

Favorece a la digestión:

  • Es un buen digestivo, estimula el hígado, la vesícula y el páncreas.

Ayuda a la diuresis:

  • Favorece a la eliminación de líquido y sodio por la orina.

Es un buen desinfectante de la piel: 

  • Evita infecciones del acné.
  • Reduce la formación de callos y las verrugas cuando se aplica en rodajitas a modo de crema.

Previene la diabetes:

  • Ayuda a bajar los niveles de azúcar en la sangre (glucosa) y aumentar la producción de insulina.

Previene el cáncer:

  • El ajo es uno de varios vegetales con posibles propiedades anticancerígenas.
  • Estudios científicos han demostrado que existe una relación entre el aumento del consumo de ajo y una reducción en el riesgo de ciertos tipos de cáncer, como los cánceres de estómago, colon, esófago, páncreas y mama.

¿Crudo o cocido?

La alicina es el principio activo más poderoso del ajo, al que se le atribuyen numerosas propiedades terapéuticas. Esta sustancia solo se produce cuando machacamos o cortamos el ajo y entra en contacto con el oxigeno.

Sin embargo, la alicina es inestable y en poco tiempo se transforma en ajoeno, que también tiene capacidad curativa y se mantienen aunque el ajo se cocine. Por lo que consumiéndolo crudo inmediatamente después de cortarlo obtendremos sus beneficios gracias a la alicina y una vez cocido obtendremos los beneficios del ajoeno.

Cantidad diaria recomendada:

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la promoción de la salud en los adultos es consumir una dosis diaria de:

  • 2 a 5g de ajo fresco (aproximadamente un diente de ajo).
  • 0,4 a 1,2g de ajo en polvo seco.
  • 2 a 5mg de aceite de ajo.
  • 300 a 1000mg de extracto de ajo u otras formulaciones equivalentes a 2 a 5mg de alicina.

Precauciones

Si bien el ajo se ha usado de manera segura en la cocina, el consumo excesivo puede causar algunos efectos secundarios:

  • Aliento fuerte y olores corporales.
  • Alergias que pueden ir de una irritación leve a problemas potencialmente graves.
  • Comer dientes de ajo fresco, extractos o aceite con el estómago vacío puede en ocasiones causar acidez estomacal, náuseas, vómitos o diarrea.
  • El ajo actúa también como un anticoagulante natural, por lo que debe ser evitado por las mujeres embarazadas, personas que están por someterse a una cirugía y personas que toman anticoagulantes, como warfarina.
Recuerda el ajo es un excelente remedio natural, pero no sustituye ningún medicamento convencional. Consulta a tu médico antes de tomar medicamentos o hacer cambios en la dieta.

Te podría interesar...

No Comments

Leave a Reply